Contenidos relacionados a Juan Puza

1971: Maestrías

En 1971 se inició la Maestría en Matemáticas, siendo la primera a nivel país, encargada de formar profesores universitarios. Al respecto el Dr. César Carranza señala: “Los estudios conducentes al grado de Magíster en Matemáticas, comenzaron con los siguientes once bachilleres: Víctor Agapito, Pedro Castillo, Juan Puza y Carlos Veliz, graduados en la PUCP, Manuel Córdova, Juan García, Emilio Gonzaga, Uldarico Malaspina, Luis Torres y Benito Zanini, provenientes de la Universidad Nacional de Trujillo (UNT) y Abel Arce de la Universidad Nacional de San Antonio de Abad del Cusco (UNSAAC), quienes se dedicaron a estudiar a tiempo completo, con becas otorgadas por la Fundación Ford y el dictado de un pequeño número de horas de clase en la PUCP. Los once egresaron a fines de 1972. De ellos, ocho se quedaron como profesores contratados, cuatro de la PUCP y cuatro de la UNT”. Desde entonces, los estudios de magíster se han realizado regularmente, proviniendo la mayoría de sus estudiantes de universidades nacionales de los otros departamentos del país.

Texto de Juan Puza, 1

El libro relata sus primeras experiencias en la Pontificia Universidad Católica, publicado en 1973 por el Centro de estudiantes de Ciencias e Ingeniería de la PUCP.

Primer egresado de matemáticas

Por esto años encontramos al primer egresado de Matemáticas, antes que se creara formalmente el Departamento de Ciencias: Juan Puza Silva (Utek, 1947), personaje con una historia muy particular: provenía de un pueblo muy pobre de Ayacucho y en Lima vivía de manera precaria. Sus serias limitaciones económicas propiciaron que el Ing. Rey autorizara su matrícula sin pago alguno y que comenzara a estudiar Matemáticas sin que aún hubiera un programa con los profesores de Ciencias.

La universidad que yo encontré - Juan Puza

Juan Puza, estudiante ayacuchano, fue el primer egresado de Matemáticas. En este libro narra sus impresiones sobre la Facultad de Ingeniería.
El libro se encuentra en la Biblioteca Central (PQ 8498.P U).

El fundo Pando

En Pando el espacio aún era rural, tal como nos narra el entonces postulante a Ingeniería Juan Puza en su texto La universidad que yo encontré: “Mirando al lado izquierdo se apreciaban plantaciones de tabaco, de hortalizas; un par de murallas, paralelas, de adobes grandes, separaba otro edificio de dos pisos, más grande, también de color crema, pero cruzados con rayas verde agua; el edificio encuadraba a un patio grande de cemento donde veía estacionados algunos automóviles, y tenía la pared de adelante casi toda de vidrio, donde el sol reverberaba. Más allá ya no había casas, sólo cañaverales, y más al fondo, donde ya se perdía la vista, montañas de tierra seca, de adobe: parecían ruinas. Por mi derecha, sembríos de alfalfa, un campo libre para estacionar carros lleno de cascajo, un muro de adobes se extendía paralelo a la pista, detrás de él se levantaban casuchas donde vivía gente. Todo el conjunto, excepto los edificios, daba la impresión de ser restos o parte de una hacienda”.

Distribuir contenido